Sally Fitzgibbons Foundation

Beginning the Academic Essay

TÍTULO
Pablo López
Mª del Carme Escalas Amengual
Curso / fecha
Trabajo Final del Experto Universitario en Atención Geriátrica y Gerontológica

INTRODUCCIÓN
La esperanza de vida esta aumentado de manera importante gracias, en parte, a los avances tecnológicos y a las mejor condiciones sociosanitarias, lo que conlleva un incremento de la población de adultos mayores (más de 60 años). A nivel mundial se predice que en el año 2025 esta población aumentará a más del doble, de 542 millones en 1995 a cerca de 1.200 millones. (1)
El envejecimiento es un proceso complejo, universal y continuo, pero su evolución suele ser más rápida en la última etapa de la vida, llevando a los ancianos a una situación de especial vulnerabilidad. Dicha vulnerabilidad asociada a otros factores como la pérdida de independencia hace que las personas mayores sean un grupo poblacional expuesto al riesgo de maltrato. (3) Es importante destacar que hay factores como la falta de tiempo o las viviendas no adaptadas que llevan a las familias a derivar o externalizar el cuidado de sus mayores, por lo que son muchos los ancianos que residen en centros de larga estancia.(4) Instituciones como las Naciones Unidas (ONU) o la Organización Mundial de la Salud (OMS) definen el maltrato de los ancianos, como “cualquier acto único o repetido o la falta de acción, que ocurre en cualquier relación donde hay una expectativa de confianza, que causa daño o incomodidad a un persona mayor. (1,3) El maltrato puede darse en muchos ambientes, pero en esta revisión nos centraremos especialmente en el institucional, que se refiere a cualquier forma de abuso que ocurre en los servicios dirigidos a las personas mayores, como servicios domiciliarios de enfermería, establecimientos de larga estadía, centros de atención primaria, hospitales, etc. (1) Paradójicamente quienes cometen el maltrato institucional son generalmente las personas que tienen una obligación legal o contractual de proveer servicios, cuidado y/o protección a las personas mayores que acuden a estos servicios (1). Por otro lado, los casos de maltrato registrados han aumentado significativamente en los últimos años, lo que no tiene por qué corresponder necesariamente con un incremento del número de casos, sino más bien con un mayor número de denuncias. (1,3) Todas estas razones nos llevan a interesarnos por el estudio de este tema y desarrollar especialmente los factores relacionados y los tipos de maltrato que pueden darse en las instituciones para, finalmente, poder definir cuáles son las estrategias adecuadas para la prevención del mismo.

Análisis reflexivo
Tipos de maltrato
Puede que el maltrato, tanto en entorno familiar como en las instituciones no sea un hecho extraordinario, sino algo cotidiano. Un estudio realizado por Pillemer y Moore en relación al maltrato institucional a adultos mayores, concluye que el 36% del personal de enfermería había sido testigo de un incidente de maltrato físico y el
81% había observado algún incidente de maltrato psicológico. (4)
En relación a los tipos de maltrato, son múltiples las clasificaciones posibles.
El estudio SEGG clasifica el maltrato según los ámbitos en los que se produce:
– Esfera íntima: estarían incluidos la explotación de la capacidad de trabajo en el hogar, el desarraigo, que se refiere al ingreso forzoso en las instituciones, la explotación económica, la falta de capacitación de los cuidadores informales, el abandono, etc. (4)
– Ámbito público: se incluyen, por ejemplo, la falta de instituciones sanitarias para la atención geriátrica especializada, los profesionales médicos que achacan a la edad cualquier padecimiento, etc. (4)
Otros autores clasificaron el maltrato siguiendo estos patrones:
– Maltrato físico: imposición por la fuerza física y de manera intencionada de
acciones con resultado de daño, dolor o deterioro físico. (2, 4)
– Maltrato psicológico: cualquier acto que pueda disminuir la dignidad y estima personal y generar angustia, siendo generalmente un abuso de tipo verbal. (2,4)
– Maltrato o abuso sexual: desarrollo de cualquier contacto íntimo o actividad de tipo sexual sin el consentimiento de la otra persona. (2,4)
– Maltrato o abuso financiero: utilización no autorizada, ilegal o inapropiada de fondos,
propiedades o recursos. (2, 4)
-Negligencia, abandono y omisión de cuidados: suspensión reiterada (intencionada o no) de alguna ayuda/cuidado que la persona vulnerable necesite para el desarrollo cotidiano. (2,4)
Además de todos estos tipos de maltrato, cabe destacar la importancia del maltrato invisible. La falta de visibilidad del maltrato dentro de las instituciones es la causa principal de su subvaloración. Las formas de maltrato invisible más frecuente dentro de las instituciones son la infantilización, la despersonalización, la deshumanización y la victimización. (4)

Factores de Riesgo para el Maltrato Geriátrico

Nos vamos a centrar en los estudios de población proporcionados en*Articulo* realizando un examen exhaustivo de los datos proporcionados para establecer los factores de riego. Habiendo dicho esto vamos a proceder a dividir dichos factores en función de la fuerza de su evidencia (Fuertes, Potenciales, Discutidos) y en función de si dichos factores giran alrededor de la víctima, el perpetrador o la sociedad.

Factores de Riesgo Individuales (Victima)
De Evidencia Fuerte
La Discapacidad Completa O Parcial para el Auto-cuidado: A lo largo de los distintos estudios que se han realizado y de los artículos elaborados *Articulo* la discapacidad del anciano siempre se ha encontrado ligada a un mayor riesgo de abuso, físico, emocional o financiero.
Un Mal Estado de Salud Física: Un pobre estado de Salud aunque no resulte incapacitante también ha sido asociado consistentemente como un factor de riesgo determinante y recurrente en los casos de abuso geriátrico en *Articulo*
La Discapacidad Cognitiva y/o Demencia: Aunque la mayor parte de los estudios de población y artículos relacionados con el maltrato geriátrico se realizan ya sobre individuos con un cierto grado de discapacidad cognitiva, se puede apreciar que en aquellos casos de demencia severa o discapacidad cognitiva grave el riesgo de abuso por parte del cuidador o cuidadores aumenta significativamente por lo que es un factor a tener en cuenta. *Articulo*
Una Salud Mental Deteriorada/Depresión: La Depresión o síntomas depresivos derivados de otras enfermedades son un factor también a tener en cuenta dado que pueden provocar situaciones de negligencia personal o dependencia en ancianos que serian de lo contrario independientes, aumentando el factores de riesgo por déficit de auto-cuidados *Articulo*.
Un Bajo Nivel Adquisitivo: Un bajo nivel económico favorece la vulnerabilidad de los ancianos a la hora de adaptar sus hogares y sus vidas al deterioro físico y mental que viene derivado del envejecimiento teniendo que depender de las ayudas y subsidios estatales/familiares que en muchas situaciones resultan inadecuados y fuerzan una situación de de dependencia que los vuelve vulnerables *Articulo*
De evidencia Potencial
El Género: También se ha establecido en ciertos estudios *Articulo* el hecho de que las mujeres en ciertas regiones y países pueden llegar a ser más susceptibles que los hombres a sufrir abuso geriátrico, aunque en los países más desarrollados la prevalencia de este factor se ve reducido.
Una Edad Avanzada: Una edad avanzada también resulta un factor de riesgo naturalmente a tener en cuenta en estudios y artículos relacionados con el abuso en geriatría. Sin embargo como la”Edad Avanzada” es un determinante que varía en función del nivel de vida del país o región estudiados no pasa de ser un factor potencial, además de el nivel de deterioro por edades varía según los individuos. *Articulo*
Raza/Etnicidad: Los Estudios realizados *Articulo* muestran que existe una correlación potencial entre la etnicidad y el abuso geriátrico al comparar los grupos de individuos caucásicos, Afro-Americanos y otros grupos étnicos. Mostrando la existencia de un riesgo potencial mayor para los Afro-Americanos y otra minorías

Factores de Riesgo Individuales (Perpetrador)
También hay que incluir los factores de riesgo para que la persona encargada de los cuidados transicione y se convierta en la perpetradora de los abusos que debería de prevenir sobre el anciano bajo su cuidado.
De Evidencia Fuerte
Enfermedad Mental: Una pobre salud mental, incluyendo pero no limitada, a la depresión y la ansiedad crónicas son factores comunes en la mayoría de los perpetradores de Abuso Geriátrico *Articulo*
Abuso de Sustancias/Drogodependencia: El Abuso de sustancias también es un factor de riesgo prevalente entre los perpetradores de dichos abusos, siendo el uso del alcohol y otros fármacos los más habituales, mostrándose un enlace entre su abuso *Articulo* y las agresiones físicas, verbales y financieras entre la población geriátrica. Llegando en ocasiones a depender económicamente de las propias víctimas para el apoyo emocional, financiero y para su alojamiento aumentando aun más el riesgo potencial de las propias victimas al convivir con ellas.

Factores de Riesgo a nivel Social/Comunitario
A nivel comunitario/Social cabe destacar la falta de estudios/información disponible pero se especula actualmente con dos factores de riesgo que pueden tener una cierta prevalencia:
De Evidencia Discutible
Una Visión Social Negativa de la Edad: Algunos autores y artículos *Articulo*, han sugerido la posibilidad de que una actitud negativa y determinados estereotipos sobre las personas mayores podrían contribuir a una “cierta” aceptación social al abuso geriátrico. Percibiéndose dichos individuos como frágiles, dependientes o “como una carga” provocando el riesgo de que las nuevas generaciones pudieran encontrar más permisivo el maltratarles.

Resumen
A través de la revisión de estos artículos hemos querido dar más visión a un tema que se encuentra a la orden del día, como son los maltratos a personas mayores institucionalizadas. Por un lado, hemos querido poner de manifiesto los diferentes tipos de malos tratos que se pueden llegar a dar, ya que son varias las formas con la cuales se puede hacer algún tipo de daño a un anciano, y así romper con el mito de que sólo existen malos tratos físicos y o psicológicos.
El Maltrato en personas mayores se está convirtiendo en un problema internacional con diferentes manifestaciones

Palabras clave:
Maltrato, personas mayores, factores de riesgo, prevención.

BLBIOGRAFIA:

1. Rubio M. Maltrato institucional a adultos mayores. Gerokomos: Revista de la Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológica. 2012;23(4):169-171.
2. Rueda JD, Martin FJ. El maltrato a personas mayores. Instrumentos para la detección. Alternativas. Cuadernos de Trabajo Social. N. 18. 2011;7-33.
3. Xin Qi Dong ND. Elder Abuse: Systematic Review and Implications for Practice. Journal os the American Geriatrics Society. 2015;63(6):1214-1238.
4. Adams YC. Maltrato en el adulto mayor institucionalizado. Realidad e invisibilidad. Revista Médica Clínica Las Condes. 2012;23(1):84-90.
5. Martins R, Neto MJ, Andrade A, Alberquerque C. Abuse and maltreatment in the elderly. Atención Primaria. 2014;46(5):206-209.

Post Author: admin